Carta a un amor imposible

Eduardo Horta G'

Querido amor imposible:
Te escribo porque tengo el deseo imperante de hacerlo, pero más aún, de que sepas que mi fe sigue puesta en ti.
Echar la mirada al pasado me exige no hacerlo, pero el sentimiento es el que activa mis manos, que se vuelven presas de la tinta que ha de inmortalizar tu nombre. Pensé durante varía noches sobre si era prudente escribirte algo que talvez nunca leerás, pero al final me he dado cuenta que esto no recae en la prudencia, si no más bien en la necesidad. La necesidad de expulsar, de escupir todo completamente. Y ahora estoy aquí encerrado en las cuatros paredes de mi madriguera, con la tenue luz del bombillo de la lámpara que ilumina las hojas que guardan ahora dentro de si lo que mi voz es incapaz de gritar, de gritarte.
Quería empezar con un te amo, pero es mejor terminar…

Ver la entrada original 345 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s