La prudente distancia

German Asmus

Hasta que nuestras espadas no se crucen,

y su filo no penetre nuestros corazones,

seremos infelices,

de estar tan lejos,

de no poder amarnos,

de no estar enfrentados,

de saber que por mirarnos una última vez,

moriríamos en un beso sedante.

Ver la entrada original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s