Besos robados

Impoesiable

Ocurrió tan de repente y sin sentido,
fugaz mirada y vuelo de gacela.
Tu boca se hizo llama contra el frío,
pasó como si fuera la primera.

Pupila con pupila, piel de escarcha,
te miro fijamente y me lo pienso.
Confieso que sufro cleptomanía,
que quiero por placer robarte un beso.

Manos arriba, que esto es un atraco,
tú dame por botín lo que prefieras.
Sin miedo, te diré: no habrá disparos,

llama a la policía y que nos vean.
Si vienen a esposarme nos besamos
y sufran envidiosas las aceras.

Ver la entrada original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s