Des(enmascarado)

Mensajes sin remitente

Por mucho disfraz que lleve, sigo con los miedos a cuestas. Justo hoy, con la careta mal puesta, me detuve en aquel parque de las miradas traviesas. Ese de los bancos de madera gastada. El de los árboles que rozan el cielo si te acercas al tronco. El de los columpios rotos por algún desalmado de infancia perdida. Había una pareja haciendo manitas con la media sonrisa. Él le acariciaba el cuello como si fuese a quebrarse por los susurros de las ramas del árbol cansado. Me he acordado de ti. De como el recuerdo nos golpea tan fuerte desde la distancia de perdernos en un olvido sin sentido. Me hubiera gustado tenerte allí, para que comprendieras que hay lugares tan nuestros que no han esperado a vernos volver. Puede que hayamos empezado a vivir otras vidas. Pero la parte de olvidarnos de una parte de la nuestra nunca la…

Ver la entrada original 54 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s