Tintados

Mensajes sin remitente

A veces me pregunto si al menos podré olvidarte. Porque quererte lo seguiré haciendo. Y me lo dicen las bocas que no le dicen nada a mis labios por mucha noche que se convierta en mañana. Si estuvieras ahora aquí comprenderías en una mirada que no hay mejor amor que el primero ni mayor dolor que el último. Pero ahora estamos en otras camas, regalando los besos que nos guardamos, esperando a que nos cambien lo que llevamos dentro. Y es que desde pequeños nos enseñan a creer en todo menos en nosotros mismos. Por eso caímos. Por no creernos invencibles cuando éramos intocables. Ambos creímos en el otro desandando lo que hay que buscar y todos esperan, la suerte. Porque como tantas otras, esta historia empezó con unos ojos que no debieron cruzarse, y un beso que no debió darse. Pero la inconsciencia es la mayor valentía, y te…

Ver la entrada original 56 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s