¿Sabes?

Mensajes sin remitente

Quizá no sepas que el desliz de tus dedos por mi espalda, conseguía erizarme la piel con la misma facilidad que ese escalofrío por las mañanas cuando las noticias están demasiado altas. Que sigo sintiendo tu mordisco en mi labio inferior antes de dormir, ese intento desesperado de llevarte algo mío cuando en realidad, aunque no lo supieras, ya lo tenías todo. Que no he encontrado otros ojos con los que jugar a no parpadear. Aunque reconozco que siempre me dejé perder, porque tus cosquillas acaban con esos besos que se dan cuando ya no es necesario decir nada más. Que sé que tenemos el récord mundial de sonrisas a escondidas. De abrazos bajo la lluvia. De miradas con palabras. Que tengo tu fotografía en mi cartera, como ese detective demasiado implicado con tan poca suerte. Y que aún dejo la ventana abierta y la luz encendida por las noches…

Ver la entrada original 77 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s