Otro Panamá

Icástico

Que le den por saco a las hormigas, venga a currar y currar toda la vida, incapaces de juntar para evadir humildemente. Protagonistas de la fábula con la que nos engañaron a millones de tontos. Quizás por despecho, cuando vemos una hilera de ellas desfilar por la cocina las aniquilamos. La ley mordaza es poca comparada con la masacre que les espera. Así se están cargando a la clase trabajadora, que es la mayoría, con burlas y desprecios. Aunque muchos lleven corbata; la funda de trabajo más pequeña que existe. La culpa es de la hormiguita, a quien se le ocurre ser negra, pequeña, silenciosa, honrada y trabajadora. Cuántos valores tirados por la borda. Si fuesen abejorros, zánganos o cigarras le abriríamos la ventana (por miedo) para que marchasen a sus Paraísos a seguir libando (o chupando) y nuestra conciencia nos aplaudiría – eso queremos creer – por defender la…

Ver la entrada original 545 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s