En un principio

Mensajes sin remitente

Para empezar, comenzaré por el final. Nunca estamos preparados para el adiós de alguien a quien quieres. Pero siempre hay un día después, con un café amargo y música que sólo sirve para escribir sobre esa putada perfecta tan preciosa. Es cuando empiezas a recordar todos esos momentos irrepetibles. Una playa de película, su cama y el perfume en su cuello. Simplemente, su risa. Te preguntas si volverá, o si volverás a sentir algo así. Si hay una parte de ti que se quedo allí. Y buscas apoyo en otros ojos, con abrazos que resumen cualquier nombre a un simple escalofrío. La incertidumbre es peor que cualquier miedo. Todos podemos vivir solos, pero tener a tu lado a alguien que te mejore es como un atardecer entre abrazos. Lo nuestro nació antes de que el amor se gestara en los gimnasios y se viviese en los libros. Y hubo miedo…

Ver la entrada original 49 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s