De noches y velas

Mensajes sin remitente

Nos abrazamos como si hubiéramos vivido una pesadilla. Le dije que había historias preciosas, con un bonito final, escritas por valientes cobardes. Me contestó -te quiero- con la boca pequeña. Como si tuviera más miedo a que lo supiera que a decirlo. Me di cuenta antes de que sus lágrimas se precipitaran por sus mejillas que sólo estaba cansada. De querer y que sólo quisieran jugar a quererla. Cómo le pides a alguien que confíe en ti cuando lees decepción en cada uno de sus párpados. Yo no quise derribar su escudo porque me quería, sino porque sabía que detrás de él, de esa mirada sin esperanza, había un mundo en el que vivir entre sonrisas. Dibujamos cruces en cada ciudad en la que vivir, creando un mapa con más sueños que el tesoro que escondía su espalda. Acariciamos cada una de nuestras cicatrices como si fueran a desaparecer, como…

Ver la entrada original 67 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s