Exploración

Icástico

La sobrevolé,

envié una escuadra de ojeadas

sobre aquella superficie en movimiento,

días y días

desde que la avisté.

Giraba y pivotaba

por sus cuatro puntos cardinales,

haciendo zoom con la mirada

escondido de la suya en la distancia.

Medí los ángulos y las tangentes,

calibré la aproximación,

el impacto no inminente,

durante tanto tiempo…

Reduje la velocidad,

puse la eterna menos uno,

la casi eterna,

sin perder una milésima en el reconocimiento

de aquel nuevo planeta con forma de mujer.

Quería hollarlo con mis manos,

con mis dedos,

con mi lengua,

con toda parte de mi cuerpo al servicio del tacto,

mis sentidos reclamban datos.

Quería fatigar el pensamiento,

que se ansiara el momento deseado,

que perdiera la batalla el instante consumado.

Porque consumar es fracasar,

tal era el temor de mi deseo.

Que aquel astro no se pudiera habitar.

Ver la entrada original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s