Historias

Mensajes sin remitente

Las mejores historias comienzan por pintar de posible lo improbable. De lanzarte con los ojos cerrados. De sentir como se vive en un submarino, sólo por dentro. De dudar si arriesgar esa parte del pecho que aún anda tintado del color de un adiós. Te sorprendes cuando aparecen unas manos y su magia no reside en lo que tocan, sino en como tocan. Ya llegas demasiado tarde a dudar, porque ellas han decidido por ti. Sus dedos te marcan el camino. Sé que se vive mejor intercambiando corazones, el problema está cuando uno de los dos tiene de más. Cuando nos enamoramos no creemos imparables, y lo somos. Vamos sin frenos por esa sonrisa que es un balazo a la incomprensión del amor. Volar es un intento de superar nuestros miedos, amar es la intención de encontrarles remedio. Y aunque sepamos que las cosas pueden salir mal, volvemos a…

Ver la entrada original 72 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s