De primeras oportunidades

Mensajes sin remitente

Me enamoré de las segundas oportunidades, aprendiendo que la valentía es cargar con la puerta abierta. Los principios deberían durar para siempre, aunque quizá, el error es acostumbrarnos a algo extraordinario. Restando valor a lo que tenemos por no ser esa novedad de cuando lo tuvimos. Perdemos cuando nos quedamos con algo que decir, sin entender que las balas del silencio duelen más por lo que quieren que por lo que dicen. Somos todos esos momentos a los que queremos regresar. Cometí el error de esperar, de encariñarme con el tiempo, de querer entender a la lluvia sin mojarme. Nadie te enseña cómo despedirte, a dejar atrás a la mejor parte de ti que prefiere quedarse allí. Estoy tan confuso que estoy escribiendo una carta de despedida sin querer irme. Quizá porque no conozco otra forma de querer que la de ir con todo, siempre había olvidado huyendo. Encontrándome…

Ver la entrada original 61 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s