El móvil

Icástico

(Continuación “El último domicilio”, léelo pinchando aquí)

El macabro suceso alteró el ritmo habitual del pueblo. Todos los comercios y tiendas eran centros de información para la legión de curiosos, más de lo habitual. En particular revolucionó a la Cofradía del Cotilleo. Sus miembros más ilustres tenían ante si el ingente reto de elaborar una primicia antes de que el periódico pusiera coto a la imaginación. Esta anticipación es el summum de cualquier fisgón que se precie. Urgían unos mínimos datos para armar el esqueleto de la noticia. Ya la prensa le pondría carne y el rumor mil trajes. Lo imprescindible, antes de comenzar a escupir whatsapps a destajo y agotar la lista telefónica de ávidas orejas. Un terremoto de lenguas que batirían el chisme hasta llevarlo a punto de nieve en un trabajo agotador. El chismoso es como la hoja parroquial. Tiene sus raíces (y su copa)…

Ver la entrada original 975 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s