El vuelo de los hermanos Wright

franciscojaviertostado.com

Una mañana del año 852, el andalusí Abbás Ibn Firnás, se lanzaría desde el minarete de la Mezquita de Córdoba con una enorme lona para amortiguar la caída. Logró lo que quería, ser paracaidista, bueno, uno de sus precursores, y tranquilos, solo sufrió heridas leves. Los intentos por conseguir el sueño de volar ya se pueden ver antes, mucho antes. En el año 400 a. C., Arquitas de Tarento, construye un artefacto de madera bautizado como Peristera (Paloma), la primera máquina voladora capaz de moverse por medios propios, pero hay muchos otros que lo intentaron con más o menos éxito – normalmente lo segundo- hasta que Leonardo da Vinci se dedicara seriamente a construir una máquina voladora. En el siglo XVIII aparecerán los globos aerostáticos y en el siglo XIX los dirigibles, los planeadores y las aeronaves con motores y hélices, pero sin conseguir solucionar los problemas aerodinámicos, de…

Ver la entrada original 1.146 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s