Mi cama ruidosa

Mientras el cielo vuele

Las palabras retumban en mi mente como el letargo de las gotas que ya casi cesan.
Mi habitación, mi noche ruidosa, mi miedo a amar y ser vulnerada.
Mentía. En parte mentía.
Tres cuartos de polvo calado en un mundo de fuertes en el que resultan impenetrables algunas fachadas.
Me cansé de los funerales de ilusiones, de los escudos tatuados en almas de bronce, de las arañazos de tantos cuerpos sin vida que no reparan en las heridas, de las miradas que ni teniéndote frente a frente desenjaulan su aletargada alma vacía.
Ni siquiera ella lo merecía, mucho menos mi pulso a esta vida.

Es por eso que me entrego y no me entrego. Que soy en mi forma de no serlo.
Es por eso que tiro de balanza retrasando el abismo, para cuidar el margen que me cuenta si te marchitas sobre un árbol seco, sobre una rama perezosa…

Ver la entrada original 121 palabras más

Un comentario en “Mi cama ruidosa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s