La moraleja

diodoromateo

Soy el ángel caído del paraíso,
el corazón bastado de Cupido,
que por las noches llora en tu ventana,
para que la lluvia adorne tu terraza,
soy el heredero de los cientos de amores
que por tus encantos has engatusado,
soy el imbécil que decidió amarte,
por encima de lo que me habían contado,
soy tu juguete, un eterno recuerdo,
de como jugaste con mis sentimientos,
para abandonarlos por los rincones,
te desean los que tu cuerpo quieren tener
y tú tan ingenua, a ellos les vas a creer,
no me agrada de tus ojos lágrimas ver caer
pero el amor es dolor, lo deberás de aprender,
no me alegraré al verte sufrir,
no te puedo negar, que ya lo sentí,
te queda darte cuenta de esta moraleja,
el amor no es obsesión y el querer no es posesión
pero mucho te queda joven bella,
para de esa lección darte…

Ver la entrada original 3 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s