Principios.

El Humanista:

¿Para qué sirve un principio? 

Sigues un principio toda tu vida, qué se yo, igual para ti no se puede comer lechuga después de medianoche, y durante toda tu vida prohíbes y evitas comer lechuga después de medianoche. 

Y llegará el día en que te cuestiones tus principios. Porque un principio se cuestiona siempre, no falla. Llega el día en que estás sentado delante del televisor de madrugada, viendo a cuatro celulíticas o a cuatro tontos del culo promocionar un objeto de la teletienda, y en lo que te levantas a coger una (otra) cerveza, miras la lechuga y te dices a ti mismo, ¿por qué nunca le he dado una oportunidad a la lechuga?

Vives con ello, pasan los días, los meses, los años. El problema de este tipo de razonamiento es que son como una segunda oportunidad en una relación, solamente puede ir a peor, y cual bola…

Ver la entrada original 198 palabras más

2 comentarios en “Principios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s