Crecer

Originalmente publicado en De Barbas y Boinas:

En realidad, ¿por qué vivimos? ¿cuáles son nuestras motivaciones? De niños no somos muy diferentes de los animalitos. Actuamos por pequeñas recompensas como caricias o juegos: igual que se amaestra a un perro, aprendemos modales de pequeños. Y está bien, no entendemos más y es suficiente para que avancemos. Pobres de nosotros, que nos conformamos con un sonajero.

Cuando crecemos es peor, en la adolescencia más que reforzamiento positivo, tenemos reforzamiento negativo, con castigos o privando a los chavales de la inestimable compañía de su teléfono móvil. ¿Pero qué sería de nosotros si no nos hubieran reconducido en la “buena” dirección?

Más adelante somos nosotros mismos los que nos regulamos con el miedo a perder el trabajo, a no poder pagar una hipoteca… Y así nos hacemos viejos. Nos jubilaremos en algún momento, y entonces será el momento de reflexionar: ¿valió la pena?

Una vez me contaron un cuento: esto…

Ver original 347 palabras más

La Sábana Santa de José Manuel García Bautista.

Originalmente publicado en El misterio en www.vocesdelmisterio.com y www.rutasdemisterio.es:

Nuestro compañero José Manuel García Bautista nos envía una imagen impactante:

Una imagen que os va a sorprender, recién llegada a casa y para mis próximas conferencias sobre un tema que me apasiona: La Sábana Santa. Esta de mi colección, la disfrutaremos todos en las conferencias.

Digital Camera

Ver original

Una decisión difícil

Originalmente publicado en Cada día, con una mirada nueva..:

El temblor de la lumbre del fuego en la chimenea, aportaba una luz mortecina, débil, temblorosa. El reflejo de los objetos iluminados del comedor, les hacía oscilar al tiempo que el crepitar de la chimenea devoraba los rescoldos al rojo vivo.

Los vi levantarse, moverse pasillo arriba y abajo. En movimientos acordes, repetidos hasta la saciedad. Cada tarde, acompasados, suaves, movimientos precisos, aunque sin energía, él, tras coger la cartera, se colocaba el abrigo. Ella, tras el breve pero inevitable viaje al cuarto de baño, se calzaba unas deportivas. Un poco de perfume, ruido de armario, el suave siseo de la bufanda deslizándose por el cuello, una chaqueta elegida al azar..

Me doy una vuelta sobre mi mismo. Estiro las patas. Esbozo un rugido complaciente. La gata, -esa estúpida indolente- me observa desde lo alto de la mesa.

– Ya te pillaré un día, ya. -me escucho pensar mientras mi dueño busca una correa-

Ver original 79 palabras más

Mister Pep

Originalmente publicado en Voluptuosidad es la palabra:

Mister Pep

Por: Elko Omar Vázquez Erosa

Como no teníamos dinero ya que los negocios de papá y mamá habían quebrado a mi hermano Ricardo y a mí se nos ocurrió hacer la tarea de los demás: yo me encargaría de mecanografiar y realizar ensayos en las áreas de humanidades, mientras que Ricardo se ocuparía de todo lo relacionado con las matemáticas, diseño, contabilidad y esas cosas.

Ver original 368 palabras más