Post hoc ergo propter hoc

Originalmente publicado en Las cuatro esquinas del mundo:

 

Un mundo en el que las decisiones esenciales se tomen por cálculo racional es mejor que un mundo en el que las decisiones se basen en juicios emocionales. Afirmaría que esto que acabo de decir lo asumiría mucha gente. Al menos en las sociedades avanzadas. En cierto sentido las sociedades avanzadas (las que lo son según esos índices que solemos usar relativos a riqueza, esperanza de vida, alfabetización, acceso a estudios superiores y sanidad, entre otros) se caracterizan porque solo lo son aquellas en las que se han ido desechando al mundo privado los sistemas de valores que más trabas introducen al cálculo racional. Me refiero, claro está, a los religiosos (incluyo al comunismo en esta categoría). El dogma es peligroso porque es indiscutible. Lo racional exige, en primer lugar, la posibilidad de discutir cualquier cosa. La ventaja de la democracia representativa es doble: por un lado, permite la pacificación al crear una…

Ver original 593 palabras más